La Fundación S 3, realizó una capacitación en trauma para los profesionales que trabajan en emergencias pre hospitalarias y rescate. El encuentro se desarrolló el 25 y 26 de marzo en El Prado Español en Santa Rosa La Pampa.

La experiencia fue coordinada por integrantes del equipo de docente de la Fundación S 3, liderados por el doctore Daniel Corral, junto a los paramédicos Mauricio Olivo Ortiz, Mariano Ayala. En representación del Comité Internacional de Búsqueda y Rescate (CIBYR SAR) Argentina, Pablo Sandoval, abordó el tema de la psicología de la emergencia.

En el primer día del taller se trabajó en lograr un idioma común respecto de la seguridad en la escena de la Emergencia, se trabajó el tema cinemática del trauma y utilización de materiales. Se propuso como metodología de trabajo, el diseño y puesta en práctica de las destrezas individuales en la vinculación del Paciente y en la colocación de equipamiento.  Mariano Ayala, uno de los docentes que disertó en el taller explicó que es fundamental aprender a identificar las lesiones que son obvias, y tener presente que la destreza del rescatista esta en identificar aquellas que no lo son y de esta manera poder aumentar sustancialmente las posibilidades de sobrevida del paciente, mientras que en aquellas lesiones obvias podes realizar la atención con un alto nivel de profesionalismo, por ejemplo “En el caso de una fractura expuesta (en la cual el hueso sale por afuera del tejido), “existe una modalidad particular de inmovilización que irá acompañada de vendas y férulas rígidas o de vacío para inmovilizar todo el miembro”, describió Ayala y por el contrario, el docente distinguió que en caso de fracturas cerradas, se inmoviliza el miembro, se lo eleva en bloque, alineándolo y se coloca una férula inflable sin perder de vista el cumplimiento del protocolo de actuación para cada caso en particular.

Pablo Sandoval, representante del CIBYR SAR Argentina, brindó una charla sobre los primeros auxilios psicológicos y emocionales a los integrantes de los equipos de trabajo. “Como seres humanos que somos, es fundamental conocer las fortalezas y las debilidades de cada integrante, incluido los jefes”, explicó. Además destacó el nivel de involucramiento que tienen los profesionales de la salud que trabajan en emergencias y desastres con las personas afectadas. “No hay un ambo, un guante, ni un guardapolvo que nos separe de la situación que se vive con las personas que asistimos”, reconoció. Sandoval agregó que hay distintos tipos de víctimas psicológicas en una situación de emergencia y en nuestro caso, los rescatistas, “somos el tercer grupo de víctimas como profesional de emergencia”, consideró.

El representante del CIBYR SAR Argentina, también promovió la importancia de que los profesionales del equipo adquieran conciencia sobre el rol que tienen en la emergencia y que también existe un Plan de autocuidado con un plan de manejo de estrés personalizado para cada integrante. “Una vez conociendo el tipo de víctimas y teniendo la premisa del autocuidado, se avanza en detectar cuales son las alarmas que advierten que los rescatistas (bomberos, defensa civil, policía, personal pre hospitalario), están en un estado de estrés”, afirmó. Estas señales también se expresan a lo largo de la trayectoria profesional luego de varios años de trabajo en terreno.

Los rescatistas involucran a todo el personal de emergencia y por la naturaleza de su tarea son vulnerables a las situaciones de impacto que generan crisis. “Las que más nos preocupan son las victimas silenciosas, que no están ni gritando, insultando y que tampoco están nerviosas. Esas personas que están sentadas en el cordón de una vereda, viendo cómo se desarrolla la escena y no dicen nada”, advirtió.

El super héroe y el profesional

En la disertación Pablo Sandoval enfatizó que el profesional tiene que ser consciente que debe saber ganar y aprender en el trabajo de las emergencias. “Hay que hacer la diferencia entre el profesional y el súper héroe”, insistió.  Existen expresiones como: “tuve que asistir a un código rojo, estuve trabajando, hice maniobras de RCP y “se me murió” o “se me fue de las manos”. El rescatista explicó que este tipo de expresiones indican que hay una mentalidad del súper héroe que se caracteriza por la actitud del “ganador”, ese que todo lo puede, el que siempre gana. Es el que dice: “yo salgo y resuelvo todo”.

Por eso es fundamental comprender que tenemos que hablar de un equipo de trabajo. “Aquí el enfoque es totalmente diferente porque a veces ganamos y otras no logramos el cometido. Hay que aprender a afrontar los no resultados y pasar de la mentalidad de super héroe al enfoque del profesional de un equipo de trabajo”, propuso Sandoval.

En el taller además se abordó el tema de la anestesia emocional que se manifiesta cuando los rescatistas intentan tapar las emociones producidas por ciertas situaciones en la emergencia a través del consumo de sustancias o del exceso de trabajo. “Comienzan a escuchar música en un volumen muy fuerte, a consumir drogas, alcohol, tabaco o a tener una sobrecarga de actividades profesionales. Estas anestesias emocionales se utilizan para evitar recordar lo que les provocó vivenciar determinadas situaciones dolorosas y límites”, describió Sandoval.  Luego el docente se refirió, a la anomia o el enfriamiento emocional vinculado con el síndrome de la cabeza quemada que se caracteriza, entre otros aspectos, al desgano, la desidia, el desinterés y  la baja de la calidad en el desempeño profesional.

Por Rosana Guerra.

Leave a comment