_DSF1423.jpg

En el marco del desarrollo de la Especialidad en Pre Hospitalaria y Rescates se realizó el 14 de octubre a las 18:30 horas el lanzamiento de La Hora Cero en la Emergencia, evento organizado por la Fundación S 3, el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba y el Centro de Entrenamiento para Profesionales de la Salud y la Comunidad (CEPROSAC). El evento comenzó a las 1830 horas en la sede del Consejo Médico, Mendoza 251 y contó con la presencia de los alumnos y docentes de la Especialidad en Pre Hospitalaria y Rescates, autoridades de salud de la Municipalidad de Córdoba, del Consejo de Médicos de la provincia de Córdoba, de la Fundación S 3 y del CEPROSAC.

Rubén Angel Spizzirri, presidente de la entidad colegiada, señaló la importancia de la presencia del doctor Alberto Crescenti, director del SAME de la Ciudad de Buenos Aires que lleva más de treinta años de experiencia en la atención de emergencias pre hospitalarias.  “El doctor Crescenti siempre ha estado cerca de situaciones límites y ha sido testigo de tragedias dramáticas como el atentado a la AMIA, la de Once y la de Barracas en la cual  murieron bomberos y rescatistas como resultado del odio, la negligencia y los intereses económicos que sembraron el horror”, destacó Spizzirri.

El doctor Marcelo Lamón, Presidente del Comisión de Medicina Pre-Hospitalaria del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba también destacó: “Si bien el trabajo cotidiano en las ambulancias te va preparando para esta tarea, la formación de los profesionales de la salud es fundamental para mejorar la calidad de atención y los tiempos de respuesta. Lo importante es que cuando se atienda a alguien se sepa lo que hace”, advirtió. El emergentólogo además agregó que es fundamental aprender a distribuir el recurso humano y los recursos materiales para lograr salvar la mayor cantidad de vidas.

Cabe mencionar que el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba, declaró el beneplácito al evento La Hora Cero en la Emergencia. El reconocimiento oficial fue entregado por el doctor Pablo Igarzábal, de la Secretaría de Salud de la municipalidad de Córdoba al doctor Alberto Crescenti.  Posteriormente el doctor Javier de los Ríos de la Fundación S 3, le hizo entrega también de un documento en el cual la Legislatura de la provincia de Córdoba declaró de interés provincial el evento de La Hora Cero en la Emergencia.

Prepararse para salir a la calle.

El director del SAME de la ciudad de Buenos Aires comenzó su discurso señalando que el objetivo es formar y entrenar al recurso humano que trabaja en las emergencias pre hospitalarias. “La única manera de hacerlo es saliendo del escritorio. La capacitación, el entrenamiento y la especialidad lo justifican, porque por ahí miramos el 911 en Estados Unidos, pero hay que mirar la asistencia pública en Argentina”, propuso convencido. Destacó además, que en varias oportunidades le tocó trabajar con compañeros caídos. “Verlos de pronto, heridos, sin cara, o muertos, es muy duro. Por eso la necesidad de contar con un equipo de psicólogos y psiquiatras, para atender no solo a las víctimas sino también a los rescatistas es fundamental”, dijo. Crescenti reconoció que los médicos que trabajan en las ambulancias también pueden sufrir ataques de pánico en situaciones en eventos con víctimas múltiples.

En relación con los medios de comunicación social que cubren emergencias y desastres, Crescenti señaló que hay que estar entrenados en saber qué decir y de qué manera comunicar lo ocurrido, porque los familiares son los que más sufren en este tipo de eventos. “Por eso hay que elegir las palabras que se utilizan. Se trata de comunicar datos precisos y confirmados: tal paciente, edad, sexo y tipo de lesión. Hay que evitar dar informaciones no confirmadas pues puede generar angustia, desesperación y desasosiego en los familiares. Hay que evitar que los familiares recorran los hospitales y las morgues para buscar a sus seres queridos”, aseveró.

A veces algunos periodistas le preguntan a los médicos ¿cómo se produjo el incendio?, pero eso debe responderlo Bomberos, y no nosotros. Nuestra función es responderle el estado de salud del herido”, aseguró.   Una de las medidas que sugiere tomar es que cuando se está en plena efervescencia del accidente, es convocar a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos a unos 50 metros de la zona caliente para brindarles información de manera eficaz, sin interferir en las tareas de asistencia y rescate de las víctimas. “Es una manera eficaz de intervenir en periodismo de catástrofes”, destacó. Además consideró que es muy útil aprovechar los alertas de los canales de televisión para triangular la información y permanecer actualizados a los cambios de último momento. La voz de mando, el cordón de seguridad y las comunicaciones, son los tres pilares para una eficaz respuesta en la atención de las emergencias pre hospitalarias.

Aprendizajes y desafíos.

En cuanto a los aprendizajes del Incendio de Barracas, el doctor Crescenti recordó que la Planta de Iron Mountain, tenía gran cantidad de papel acumulado y era edificio antiguo con paredes apoyadas en vigas de acero. “La combustión de ese incendio alcanzó los 5000 grados centígrados y una de las paredes se cayó en dos segundos con un impacto de 800 kilos, afectando a dos bomberos y a dos rescatistas de Defensa Civil”, relató. El segundo Jefe de Cuerpo, recibió el estampido de la pared y quedó debajo de la automba, con el resultado de un miembro luxado y fracturado. “Recuerdo que me decía: me estoy muriendo y yo solo atiné a decirle: quedate tranquilo, te vamos a sacar. Le colocamos una vía parenteral, lo subimos a la tabla y hoy camina con muletas”, relató emocionado Crescenti.

Cuando se presencia una situación así con compañeros caídos se produce una carga emocional muy grande y la contención del equipo de psicólogos y psiquiatras es clave. “Uno de los jefes se quedó sin cara y fue muy difícil continuar. Por eso, promover la acción de los equipos de factores humanos de psiquiatras y psicólogos es fundamental porque los rescatistas no podemos contener a las víctimas”, reconoció.

De lo que se trata es de cuidar a los rescatistas. “Los médicos y rescatistas tenemos que entender que no somos héroes, sino que hay que cuidarnos entre nosotros mismos porque si no lo hacés, podés ser la próxima víctima”, remarcó. Crescenti agregó que realizan  reuniones con los equipos de psicólogos y psiquiatras, antes y después de los eventos. “Cuidar su psiquis, que vayan bien predispuestos, pues si notamos que alguien no está bien, los separamos del grupo hasta que se repongan.  Los diez días obligatorios para recuperarse del burnout, está establecida dentro de los profesionales del SAME de la ciudad de Buenos Aires”, indicó.

Consultado respecto al tema de las maniobras adecuadas ante los derrumbes de mampostería, destacó que no se usa pala mecánica, “porque puede matar al que está abajo, todo se realiza con extracción manual.  La recomendación es que en todo incendio, derrumbe o explosión, el médico y el chofer se ubiquen al lado de la camilla, en posición alerta, siempre”, añadió.

También indicó que las ambulancias deben estar por detrás de los bomberos, con la trompa dispuesta y lista para salir a los hospitales más cercanos. “Además ningún bombero hoy baja al paciente solo, en Triage, se dispone de mochilas y de sillas especiales que evitan el uso de personas que sostengan la tabla, pues esas sillas son prácticas, livianas y requieren menos personal”, sostuvo.

Racionalidad y coordinación. Otro de los aspectos a considerar es que el aviso a los hospitales para trasladar a los pacientes debe efectuarse en forma secuencial. “Se debe evitar por todos los medios saturar al hospital más cercano, no se debe llevar a todos los heridos, sino que en esa ocasión  los 13 hospitales recibieron a todos los pacientes en tres tandas”, destacó. Apuntó además a la necesidad de contar con un equipo centralizado de atención de emergencias articulado con los hospitales.

Por otra parte, Crescenti señaló la importancia del soporte aéreo para observación desde arriba el cuadro de situación. “En la ciudad de Buenos Aires contamos con un helipuerto con balizado nocturno, hay 56 puntos para bajar en helicóptero en la ciudad de Buenos Aires”.

Otro aspecto fundamental es el manejo las víctimas, pues no hay autoridad política ni judicial que les obligue a llevar un cadáver arriba de las ambulancias. “Las ambulancias llevan vivos, no muertos. Los cadáveres se llevan a un solo lugar, con custodia policial superior para evitar escenas de pillaje. Por eso es importante el cordón de seguridad”, aseguró Crescenti.

En tanto, el director del SAME consideró que el manejo del público a través de la acción coordinada de las fuerzas policiales de Policía y Gendarmería es fundamental. “El cordón de seguridad debe ser efectivo, y evitar roces entre las autoridades de las distintas organizaciones”, aseveró.

Por último destacó que las comunicaciones son fundamentales para la atención pre hospitalarias en emergencias y desastres.  “La recepción, derivación y administración de las llamadas telefónicas debe estar centralizada, para mejorar los tiempos de respuesta”, destacó Alberto Crescenti.

 

 

 

 

Leave a comment