IMG_1365 copia 2

 

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) que forman parte del llamado tercer sector, están más que obligadas a transparentar todas sus acciones institucionales, pues desempeñan un papel social fundamental para promover estilos de prácticas institucionales más sustentables e inclusivas. La búsqueda de la transparencia institucional se vuelve clave para alcanzar y mantener la credibilidad y la legitimidad social. Un tratamiento fiscal favorable se justifica porque las entidades del tercer sector realizan actividades no lucrativas que benefician a la sociedad en general y coadyuvan con el Estado en la medida que benefician a sectores donde la intervención estatal es escasa o quizás insuficiente. Y este el caso de la Fundación S3 que logró la exención impositiva otorgada por la AFIP y que le permitirá seguir desarrollando sus proyectos de educación, capacitación y prevención en emergencias y desastres.
El acceso a la información pública de la situación de cada ONG, se logra a través del número de CUIT en la página de la AFIP y a través del IPJ, donde se brinda información a cada ONG. Para lograr la exención impositiva la ONG debe tener transparencia y tener todos los papeles al día desde el punto de vista institucional. “Pero la transparencia hay que demostrarla también en el accionar cotidiano, en las prácticas institucionales. Por eso creo que lo más importante es lograr la transparencia institucional a través de la comunicación con los socios, adherentes, voluntarios y con el equipo multidisciplinario que integra la fundación S3”, explica Marcelo Lamón, Presidente de FS3.
Obtener el certificado de exención impositiva, implica dar cuenta de todos los balances, de los objetivos los cumplidos y los que no, y también de la presentación de los proyectos en los cuales se prevee invertir a través del aporte de sus socios, adherentes y demás. “Los trámites son engorrosos, estrictos y complejos, pero valió la pena no claudicar y cumplir con todos los requisitos para acceder a este certificado que garantiza la transparencia institucional”, agrega Lamón.
A su turno, Mauricio Olivo Ortiz. Director FS3 señala que desde hace unos años se cambiaron los requisitos para las ONG respecto de las donaciones que podían recibir de empresas con el objetivo de evitar el lavado de dinero. “AFIP empezó con una serie de requisitos donde hay que demostrar que uno como institución no lava dinero. Cuando uno demuestra esto, tiene la posibilidad de lograr la exención impositiva por un período de tiempo. Y esto permite que las empresas puedan aportar hasta el 5 por ciento de sus ganancias para proyectos de que desarrolla la ONG”, aclara Olivo Ortiz. Con el certificado de la exención impositiva las empresas que desarrollan sus programas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) podrán destinar esos fondos en proyectos de la Fundación S3 para la Villa Deportiva y el proyecto de Sierras Chicas Rugby, para el CEPROSAC o el Merendero de barrio Renacimiento. “Por eso es una gran noticia para nosotros, porque nos permitirá seguir desarrollando nuestros proyectos sociales y seguir contribuyendo a Salvar Vidas”, dice entusiasmado Olivo Ortiz.

Leave a comment