Sierras Chicas copia.jpg

Sierras Chicas Rugby está dentro del proyecto Villa Deportiva de la Fundación S3, una Organización No Gubernamental que desarrolla programas y ejecuta proyectos de gran impacto social y humanitario en el campo de la salud con el objetivo de enseñar a salvar vidas. “La función de este proyecto originalmente fue la de incluir la mayor cantidad de chicos posibles y además de brindarles la oportunidad de practicar un deporte, inculcarles los valores del Rugby que es un deporte inclusivo, donde para jugar el principal requisito es entrenar y respetar a los demás”, señala Mario Magario, Presidente de la Subcomisión de Sierras Chicas Rugby. Magario comenta que cuando él se sumó al grupo ya venían trabajando con la idea de formar un club de Rugby. “Fue Mauricio Olivo Ortiz, ex rugbier y director de la Fundación S3 quien siempre tuvo en mente la idea de reunir a la mayor cantidad de chicos de los distintos pueblos de las Sierras Chicas a través de una práctica deportiva”, destaca.
Para los inspiradores del proyecto el Rugby es una escuela de vida y de grandes enseñanzas no solo a nivel deportivo sino desde lo humano, pues este deporte promueve la práctica de valores. “A través del rugby en Sierras Chicas tratamos de transmitir valores como el respeto, la humildad, el compromiso y la dedicación. También el compañerismo, la perseverancia, el auto-control, la inclusión, la superación y la constancia. Son los valores de los cuales cualquier rugbier se sentiría identificado y orgulloso”, explicó Alejandro Ludueña, Vice-presidente de la Sub-Comisión. La práctica de este deporte ayuda a que haya menos violencia, menos peleas callejeras y que los chicos aprendan valores como respeto, disciplina y el compañerismo.

Luciano Di Giorgi y Guillermo Nardelli, entrenadores del grupo, señalan que el equipo de infantiles tuvo una gran alegría cuando anotó su primer Try después de jugar varios partidos de rugby. “En el último partido, sus integrantes vivieron momentos de alegría y gran emoción, ya que a través de un continuado de pases y de avanzar lograron en un gran trabajo en equipo apoyar el primer try del equipo, los primeros cinco puntos como equipo”, dice entusiasmado. Di Giorgi agrega que éste significó un logro inmenso para el grupo de jóvenes jugadores. “Fue una gran emoción no solo para los jugadores sino para todos los que rodeaban la cancha quienes se levantaron en aplausos y gritos de aliento para los chicos, momento que hasta el día de hoy lo siguen recordando y disfrutando”, relata. Este hecho significativo quedó impregnado en la memoria de los integrantes del Club Sierras Chicas Rugby cuenta con gran orgullo Nardelli. “Fue un momento histórico para nosotros, ese try marcado fue festejado hasta por otros equipos que se encontraban en la cancha”, destaca entusiasmado, Nardelli Ex Jugador de Banco de Córdoba relata que en cada uno de los encuentros revive el espíritu del rugby, y afirma el trabajo que se hace en cada uno de los entrenamientos.
El tercer tiempo en el rugby es tan o más importante que el primero y el segundo. El tercer tiempo es el espacio de reencuentro con los oponentes y el árbitro. Luego de la “batalla”. Es el tiempo de agradecimiento mutuo por haberse ayudado a disfrutar el juego. “Es fundamental en la práctica de este deporte, pues se encuentran ambos equipos de rugby para compartir es un momento donde todos se juntan y donde no hay color de camisetas, “el partido es anécdota se charla de todo un poco, se pasa un rato lo más agradable posible”, grafica Magario.

El anhelo de la cancha propia.

Hoy Sierras Chicas Rugby tiene dos escuelas de Rugby, una en el polideportivo de Unquillo (donde la Municipalidad de Unquillo nos cede el espacio en calidad de préstamo) y el predio de Río Ceballos (Polideportivo) el cual sufrió la inundación que hace más de un año destruyó gran parte de las Sierras Chicas. “No obstante seguimos entrenando en el Polideportivo en condiciones no muy buenas, pero las personas que estaban en ese momento le pusieron mucho empeño para seguir adelante”, recuerda Mario Magario. El Presidente de la Subcomisión también relata que los primeros alumnos fueron Julián Escanilla, Manuel Escanilla, Pablo Magario, Francisco Perialez y Tomás Soluaga, entre otros. Los chicos entrenaban en el Polideportivo en una parte de la cancha principal. Y ahora siguen entrenando en el Polideportivo de Río Ceballos al costado del gimnasio, como el proyecto es inclusivo, una vez al me los chicos entrenan todos juntos en Unquillo y otra en Río Ceballos, y así poder compartir los entrenamientos como parte de la integración de Sierras Chicas Rugby.
Actualmente Sierras Chicas Rugby continúa expandiéndose optimizando no solo la calidad de las prácticas deportivas sino también el espacio donde se desarrollan. “Para nosotros, tener un predio propio es importantísimo ya que, por un lado, nos permitirá realizar actividades en conexión con la Unión Cordobesa de Rugby como los partidos y los encuentro inter-clubes y por otro lado, nos da la posibilidad de tener un lugar propio, un sentido de pertenencia expresado materialmente”, agrega Ludueña. El Vicepresidente de la Comisión también considera que tener un espacio propio promueve el sentido de pertenencia con el club. “Esto fomenta en gran nivel la identificación que puede tener cada jugador cuando habla de “mi club” que con los años seguro se termina convirtiendo en un segundo hogar”, grafica.
El nuevo espacio se encuentra en la Quebrada, barrio de la ciudad de Río Ceballos y se trata de un predio de unas cuatro hectáreas de extensión. Cuenta con una planicie donde se ubicará la cancha principal y está previsto construir al costado un quincho donde se realizarán los famosos terceros tiempos. “El predio se encuentra rodeado de una especie de valle, con una hermosa arboleda que le da una imagen serrana difícil de superar. Atrapa a la vista e invitar a respirar profundamente el aire particular que brindan las sierras de Córdoba”, manifiesta Ludueña.

Un espacio participativo e inclusivo.

Actualmente en el Sierras Chicas Rugby participan unos quince niños y niñas de entre 6 a 10 años, veintidós de entre 11 a 14 años; 5 juveniles de 17 años. Las inscripciones para incorporarse al Sierras Chicas Rugby están abiertas y para más información comunicarse con María Laura al teléfono 0351-153340541. Los días y horarios de práctica son: en Río Ceballos, martes y jueves a partir de las 18:00 horas, dependiendo de la categoría. Lo mismo sucede en Unquillo, pero los días miércoles y viernes. Para llegar al predio de La Quebrada, dirigirse por avenida San Martín en Río Ceballos en dirección hacia el Dique La Quebrada, desviarse en calle Reconquista para luego doblar en calle Cochabamba y proseguir hasta el final de ésta. Más información: En Río Ceballos los martes y jueves desde las 18:30 horas y en Unquillo los miércoles y viernes desde las 19:00 horas.

Leave a comment