El viernes 2 de marzo comenzó la nueva cohorte de la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescate (MPHyR) en el Consejo Médico de la provincia de Córdoba. En la presentación de la misma, estuvieron presentes el doctor Marcelo Lamón, Presidente del Comité de Contralor de Especialidades del Consejo Médico de la provincia de Córdoba, el doctor Andrés de León, Vicepresidente de la Junta Directiva del Consejo Médico, el doctor Jorge Daniel Mainguyague, delegado de Junta directiva para Departamento capital, el doctor Jorge De La Casa, miembro de Comisión de Especialidades, el doctor Norberto Méndez, director de la Especialidad en MPHyR y docentes de la Especialidad.

El doctor Andrés de León, destacó que además de la formación presencial de los profesionales médicos que brindan las sesenta Especialidades que se dictan en el Consejo Médico de la Provincia de Córdoba este año se hará hincapié en la formación virtual. “La idea es que todos los profesionales de las especialidades tengan la posibilidad de formarse y de recertificarse a través de un aula virtual. Esto permitirá a los nueve mil médicos que viven fuera de la ciudad de Córdoba, capacitarse y estar actualizados en forma permanente”, resaltó Andrés.

El doctor Marcelo Lamón, presidente del Comité de Contralor de Especialidades del Consejo Médico de la provincia de Córdoba, destacó que en esta instancia de capacitación se formarán equipos de trabajo para aprender lo que es la medicina prehospitalaria.

En su presentación también hizo mención a los orígenes de esta especialización. “Esta idea de plasmar la Especialidad surgió de un grupo de amigos que trabaja en el prehospitalario, que aprendió de manera empírica lo que pasa en la calle y que aunó esfuerzos para cambiar el enfoque con el que se ve y considera a los médicos que trabajan en el ámbito prehospitalario, rompiendo el paradigma de que son los camilleros de la ambulancia”, relató Lamón.

Además recordó que la Especialidad comenzó gestándose a través del diseño y puesta en práctica de Cursos Anuales en Medicina Prehospitalaria y Rescate. Y después se gestó la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescate que tiene el respaldo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

El doctor Lamón destacó que aprobar esta Especialidad implica cursar y aprobar los tres años de estudio en aula real y virtual con mucha práctica en terreno, donde el especialista aprenderá no solo a actuar sino administrar en la emergencia. “Cada vez más somos conscientes que dentro de cinco o diez años no debería haber médicos en las ambulancias en la provincia de Córdoba que no tengan el título de Especialistas en Medicina Prehospitalaria y Rescate”, señaló Lamón.

Un Referente de consulta. 

A su turno Norberto Méndez, director de la Especialidad, indicó que los profesionales que la dirigen son consultados por organismos nacionales e internacionales que trabajan en emergencias prehospitalarias. “Cabe destacar el impacto que está teniendo la Especialidad como formadora de recursos humanos especializados en esta área. Nuestros objetivos son asistir al paciente, liderar equipos de trabajo en forma práctica e incidir en forma positiva en las comunidades donde se desempeñan los Especialista”, resaltó. Méndez además agregó que esta formación trabaja el diseño practico operativo del especialista y también diseña y desarrolla la gestión de las emergencias prehospitalarias. “Es un orgullo estar a cargo de esta especialización para brindarles a ustedes los aprendizajes que tuvimos entre los compañeros de guardia en diversas situaciones, compartiendo experiencias y conocimientos del trabajo en terreno”, reconoció.

Por su parte Daniel Corral, secretario de la Especialidad expresó que el equipo de docentes conforma una familia y que paulatinamente se van integrando los alumnos de las distintas Cohortes. También se refirió a la importancia de incorporar los contenidos durante el transcurso de los tres años. “En el primer año se desarrollan competencias/distinciones individuales; en el segundo se trabajarán las competencias grupales y trabajo en equipo, ya que tenemos que tener presente siempre que las emergencias prehospitalarias se actúan en forma interdisciplinaria, donde el médico tiene que hacerse cargo del Triage, trabajar en conjunto con bomberos, policías, transeúntes, víctimas en la emergencia”, explicó. Y en el tercero año se desarrollan temas vinculados a la gestión de las emergencias y los desastres, dijo Corral.

Actuar en la emergencia.

Durante la primera clase, Mauricio Olivo Ortiz, director de la Fundación S3, planteó como disparador dos videos sobre diversas situaciones de emergencias, filmados pro cámaras in situ. En uno de los videos se muestra el caso de un siniestro donde un camión que transportaba combustible se incendia y afecta a todas las personas que lo rodean. Olivo Ortiz indicó que estas situaciones nos hacen reflexionar sobre los roles del equipo de salud, preguntándose ¿A dónde estoy parado?, ¿cón qué recursos cuento para dar respuesta?, ¿cómo ayudo?, ¿dónde debo ir?; “y esto nos plantea la necesidad de una apertura clara y amplia del equipo de emergencia prehospitalaria para saber qué hacer desde el punto de vista de la seguridad, y así asegurar el cuidado y atención a las víctimas”, sostuvo.

Los docentes expusieron que el objetivo de la primera clase fue saber identificar y aprender cómo funciona un sistema de emergencia, los riesgos que existen en el ámbito prehospitalario y que recursos son necesarios para poder brindar una respuesta segura.

El primer tema que se abordó fue la definición de emergencia, considerada una cadena de recursos físicos y humanos destinada a proveer cuidados médicos y de atención psicológica a pacientes que sufran una súbita enfermedad o lesión en el lugar del hecho y durante el transporte del paciente adecuado, hasta el lugar adecuado y en el tiempo adecuado.

Los docentes destacaron que es fundamental entender que un sistema es un conjunto de eslabones compuestos por los diferentes actores que conforman nuestra sociedad, y que de funcionar en conjunto logran dar una mejor respuesta y mas efectiva. Conceptos importantes como reconocer una emergencia, un número universal de tres dígitos fácilmente recordable, no solo por los adultos, sino que fácil de acceder para un niño, marca la diferencia en el tiempo de respuesta y aumenta las posibilidades de salvar vidas. Además es clave que existan datos estadísticos actualizados a nivel provincial y nacional de las emergencias y los desastres. “En nuestro país existen estadísticas muy genéricas en relación a una parte de la población, quedando afuera por ejemplo en los casos que ocurren en el interior de la ciudad de Córdoba”, distinguió Ortiz.

Los docentes de la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescate destacaron las nueve fases de respuesta en la emergencia entre las que se mencionan: la Preparación, la Respuesta, el Acceso, la Evaluación, la Atención, el Rescate, el Traslado, el Trasporte y la Disponibilidad.

Mauricio Olivo Ortiz resaltó que la Preparación se refiere a la integración del sistema con los actores involucrados; “la Respuesta implica la preparación del Despachante que recibe la llamada telefónica y clasifica la emergencia; el Acceso que supone estar en contacto con la víctima y la fase de evaluación que consiste en la aplicación del protocolo de actuación donde se va a discernir las situaciones que hay que atender de manera urgente y las que pueden esperar”.

En el primer encuentro se trabajó el soporte Vital básico donde los alumnos pulieron las destrezas individuales y las distinciones entre la Reanimación Cardiopulmonar Básica, la Obstrucción de la Vía Aérea, Aseguramiento de las Vías Aéreas básico y Avanzado. Los docentes señalaron que se trata de trabajar en equipo por una causa común: “ayudar a Salvar Vidas”.

 

 

 

 

 

Leave a comment