Por Rosana Guerra

El sábado 30 de setiembre y el 1° de noviembre los alumnos de la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescate (MPHyR) del Consejo Médico de la provincia de Córdoba y del Curso Anual en Medicina PreHospitalaria y rescate de la Fundación S 3 realizaron un curso intensivo de supervivencia en la Escuela Argentina de Supervivencia (EAS) en Cerro Blanco.  También forman parte del alumnado integrantes de Bomberos Voluntarios de Almafuerte. La jornada estuvo a cargo de Eduardo Maggio, director de la Escuela de Supervivencia Argentina.

Daniel Corral, el director académico de la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescates explicó que el objetivo de esta capacitación fue brindar a los alumnos herramientas de supervivencia en caso de realizar asistencia prehospitalaria en zonas agrestes por accidentes o desastres. “La finalidad es que se puedan desenvolver sin ningún inconveniente en contextos diferentes asimilando los conceptos que aprendieron en esta capacitación de supervivencia”, señaló.

Carlos Barroso, docente de la Fundación S 3 consideró fundamental realizar este tipo de actividades de capacitación para que los especialistas en Medicina Prehospitalarias y Rescate estén preparados para actuar y asistir a víctimas de emergencias y desastres de diferente naturaleza. “Es clave la preparación previa y la importancia de trabajar en equipo promoviendo la comunicación inter e intra institucional entre los profesionales de la salud que trabajan en emergencias”, destacó.

Daniel Corral también agregó que este año le darán particular importancia a la puesta en práctica de conceptos ontológicos en los equipos de trabajo. “En esta capacitación intentamos hacer hincapié en el perfil de los especialistas en Medicina Prehospitalaria y Rescate, así como en el trabajo en equipo, mejorar la eficacia en las comunicaciones y también afianzar al grupo”, consideró Corral. Además el especialista en MPHyR indicó que también esta capacitación fortaleció el espíritu de grupo y significó un antes y un después en el módulo de supervivencia. “Trabajamos estrategias de intervención para aplicar estos conceptos a través de talleres, juegos e intervenciones”, enumeró.

El inicio. Al comienzo del primer día de la jornada que comenzó a las 9:00 Eduardo Maggio, Presidente de EAS Argentina http://www.eascordoba.com.ar/ realizó la presentación de los contenidos que se desarrollaron en la capacitación y explicó los conceptos básicos de supervivencia.

El Objetivo del taller es poder brindarle las herramientas básicas de supervivencia considerando estas como importantes y necesarias para poder sobrevivir en situaciones de emergencias y desastres, convencidos de que los especialistas deben estar preparados para dar respuesta, pero para que esto suceda deben saber sobrevivir, salir adelante física y mentalmente de un desastre para así poder organizar la ayuda.

Si bien los dos grupos de MPHyR se conocieron en una capacitación anterior que realizaron en Bomberos Voluntarios de Almafuerte, se hicieron algunas actividades lúdicas de integración para que se conocieran aún más. Corral además indicó que en el curso se aprendió a trasladar a pacientes en contextos agrestes con las recomendaciones de lo que debe y no debe hacer tanto un líder como un equipo de trabajo. También describió que los alumnos incorporaron destrezas como el diseño de pedido de auxilio a través de señales de comunicación con espejos, piedras, cuerdas, señales de SOS con palos para avisar, orientarse en altura y comunicarse con  otros integrantes del equipo.

Eduardo Maggio, director del EAS informó que entre los contenidos desarrollados además de aprender a construir un refugio transitorio, a prender fuego utilizando un cuchillo, pilas, una virulana y un trozo de cable o a potabilizar el agua utilizando una botella de plástico, algodón, arena, carbón y piedras, se abordaron distintas técnicas para hacer nudos. “Aprender a hacerlos es una labor que se realiza sobre una cuerda para que cumpla una determinada función. Lo importante es saber que cualquier nudo no sirve para todo y también que no cualquier garabato es un nudo”, distinguió Maggio.

Mariano Ayala, uno de los docentes del curso anual de MPHyR expresó que es importante esta instancia de capacitación para que los médicos puedan desempeñarse en un contexto agreste diferente a los que están habituados en las ciudades. “Es fundamental saber cómo actuar en lugares inhóspitos, porque no saberlo provoca en los equipos de salud situaciones de estrés, confusión, pérdida de tiempo a la hora de actuar y hasta lesiones o la muerte ya sea de los pacientes como de los equipo de salud”, consideró.

Promover líderes Puente

Alejandra Nucci, docente y Coordinadora de la Especialidad explicó que para que un líder pueda comunicar a sus equipos de trabajo, es clave cultivar la autoconfianza y la conciencia de los límites. “Saber comunicar, saber escuchar al resto del equipo de trabajo, es fundamental. Liderar no tiene que ver con una cuestión de ego y de no saber escuchar al otro. Liderazgo es autoconfianza, autoconocimiento, valores, reconocer sus límites y aceptar cuando se equivoca a tiempo”, calificó la médica. Nucci consideró clave esta instancia de aprendizaje para afianzar los vínculos y aprender a trabajar con equipos interdisciplinarios en los equipos de salud.  Leonardo Piemonte, docente de la especialidad y coordinador del primer año de la MPHyR consideró que uno de los objetivos es formar líderes. “Se trata no solo de desarrollar la capacidad de poder guiar, sino que el profesional tiene que ser idóneo en la complejidad de la atención prehospitalaria”. Piemonte señaló que es importante forjar al líder interno en su área de especialidad. “Todos somos líderes y hay que aprender a organizar ante una determinada situación o siniestro la forma más correcta y segura de manejar a un paciente”, detalló. También agregó que es fundamental saber las limitaciones y aprender a responsabilizarse de los actos. “El líder tiene que coordinar, guiar pero no tiene que ser autoritario ni verticalista, sino que tiene saber delegar a tiempo y consensuar decisiones”, reflexionó.  También mencionó como fundamental que el líder sepa comunicar al equipo lo que se va a hacer. “Tiene que haber una escucha a todos los integrantes del equipo de trabajo”, insistió.

Experiencias y trabajo en equipo

Testimonios de alumnos de MPHyR.

-Raúl Tita: “Me gustó el trabajo en equipo y aprendí que es más importante el logro que el resultado. Los ejercicios y juegos que hicimos me sirvieron también para dimensionar la importancia de definir los roles en un equipo de trabajo. Además es clave saber escuchar al otro y evitar hablar todos al mismo tiempo. La comunicación es fundamental. Aprendí a comprometerme con el equipo de trabajo y a incorporar herramientas para construir refugios, hacer fuego y técnicas de señalización”.

-Ivana Cracgnolini: “Me gustó todo lo que aprendimos en la Escuela Argentina de Supervivencia porque podré aplicarlo en mi trabajo en la guardia. Es fundamental que sepamos que hacer en contextos distintos a los habituales donde solemos trabajar”.

-Virgina Sousa: “Me encantó el contacto con la naturaleza y la importancia de saber, por ejemplo, a prender fuego. También me sorprendió que me animé a escalar un árbol, pensé que no podía hacerlo. Me gustó mucho el espíritu de unión del grupo que se generó con esta actividad, me sentí muy integrada”.

-Ian Rasch: “En mi vida hasta ahora nunca fui de realizar actividades en la naturaleza, pero después de esta experiencia me gustó acampar y todo lo que aprendimos en esta jornada de supervivencia en la montaña”.

-Nicolás Kessler: “Me sentí muy cómodo, relajado pero conectado con la actividad. Al comienzo llegamos con cierta distancia a la actividad, pero a medida que fuimos avanzando se acortaron. Los ejercicios y los juegos en grupo ayudaron mucho a integrarnos y a conocernos. Me moviliza esto de aprender cuestiones de destrezas individuales porque siento que este tipo de actividades va generando un potencial de grupo que es invisible, pero no tiene precio”.

-Tomás Barraza, integrante de Bomberos Voluntarios de Almafuerte: “Me pareció muy útil aprender herramientas para mejorar la comunicación en el equipo de trabajo. Aprendí a expresarme y a participar con mi opinión en el grupo y también a no enojarme cuando algo no sale como debería ser. Es fundamental que exista una buena comunicación interna en el grupo de trabajo, me llevo lo aprendido para aplicarlo en mi cuartel”.

Cristian Tapia, integrante de Bomberos Voluntarios de Jesús María: “Me ayudó a sentirme más capacitado para actuar en caso de actividades de rescate en incendios forestales. Esto de saber que aún con pocos recursos, tenés herramientas básicas para subsistir y ayudar mejor a los demás en una situación de emergencia”.

Capacitación en rescate en altura

El 16 y el 17 de setiembre también se desarrolló la capacitación para el segundo año de la Especialidad en Medicina Prehospitalaria y Rescates en el predio de la Escuela Argentina de Supervivencia. Se brindaron herramientas para que un equipo de trabajo pueda hacer actividades de rescate en zonas agrestes y en altura. “Se utilizaron cuerdas, se realizaron prácticas de traslado de pacientes en altura con camillas y también en una escalada más avanzada, se usaron las tablas raquis”, explicó Eduardo Maggio.

Noelia Ovejero, alumna del segundo año de Pre hospitalaria y Rescate, indicó que su experiencia en esta jornada fue excelente. “Nunca había hecho rescate en altura, lo único que hice en mi vida es tirolesa pero con fines recreativos y no tenía idea lo que era hacer rappel. Aprendí la manera correcta de bajar, de subir y de cuidar la seguridad del rescatista y de la persona que se rescata. Entendí la importancia de la seguridad y del trabajo en equipo porque estás dependiendo de quien sostiene tu cuerda y de la persona que te está dando la cuerda para que bajes”, detalló.

A su turno Julia Ledesma, estudiante del segundo año de la Especialidad en MPHyR y ayudante alumno del primer año, reconoció que esta capacitación la obligó a afrontar el desafío de vencer su miedo a la altura. “Fue una oportunidad para afrontar mi miedo al vacío y significó una práctica grupal muy importante para fortalecer la conciencia de lo que implica un trabajo en equipo”, destacó.

Carlos Hernández, docente y ayudante de EAS, filial Córdoba, además relató que la mayoría de los asistentes tomaron contacto por primera vez con materiales nuevos como cuerdas, poleas y con la experiencia del rescate en altura. Una de las cuestiones que tuvieron que sortear fue su relación con la altura y en algunos casos menores con la sensación de vértigo.  “El rescate en altura también pone en juego además del manejo de técnicas específicas desafíos personales que implican la superación de limitaciones personales”, señaló Hernández.

 

 

 

 

 

Leave a comment